"Ayúdame a hacerlo por mí mismo.“ María Montessori.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Cultura- Arte rupestre.

La Prehistoria.

La Prehistoria es la etapa más antigua de la humanidad. Comprende desde la aparición del ser humano hace poco más de 2,5 millones de años, hasta la invención  de la escritura,  hace  unos  5.500 años. 
La Prehistoria se divide en tres grandes fases: Paleolítico, Mesolítico y la Edad de los Metales. 
El Paleolítico o edad de piedra antigua, comenzó  hace unos 2,4 millones de años con los 
primeros objetos fabricados en piedra y terminó hace 10.000 años.
Durante el Paleolítico Medio y Superior tuvo lugar la glaciación Wurmiense, cuando intensos 
fríos alternados con fases más cálidas  asolaron el territorio europeo. Los grupos humanos 
del Paleolítico Medio (Hombre de Neanderthal) estaban físicamente muy adaptados  a unas condiciones climáticas tan rigurosas. Su extinción hace unos 28.000 dejó como único habitante humano de nuestro planeta al Homo Sapiens: nosotros. 


EL ARTE PALEOLÍTICO se manifiesta de dos formas, diferentes en función del soporte sobre el que se desarrolla la actividad artística.

Por un lado el arte rupestre, expresado en abrigos rocosos, cuevas y en ocasiones al aire libre. 
En el caso de Asturias, se conservan alrededor de 50 yacimientos con arte rupestre paleolítico
y aunque no puede descartarse la existencia de yacimientos al aire libre, exceptuando algunos 
abrigos rocosos asociados fundamentalmente a la cuenca fluvial del río Nalón, en la mayoría 
de los casos se ha conservado en el fondo de las grutas orientales de la región.

El arte de las cuevas asturianas conforma uno de los repertorios más notables del arte rupestre europeo, en sus diferentes etapas cronológicas, desde los inicios del Paleolítico Superior hasta su perfección a final del Magdaleniense.



En general se puede hablar de objetos de adorno, especialmente colgantes, elementos decorativos sobre útiles, plaquetas grabadas y objetos de funcionalidad desconocida con representaciones abstractas o figurativas. Por otro lado, los Homo sapiens paleolíticos desarrollaron una intensa actividad artística sobre soportes portátiles, en forma de pequeños objetos decorativos. Aunque esta actividad pudo desarrollarse sobre materiales perecederos, como piel, arcilla o madera, las piezas conservadas son objetos elaborados sobre soporte oseo (asta, hueso, marfil) o lítico.

El arte mobiliar documentado en las cuevas asturianas es uno de los conjuntos de mayor relevancia de la cornisa cantábrica, por su valor estético y por la información que aporta sobre un complejo mundo de relaciones a larga distancia entre los grupos paleolíticos europeos. Las piezas procedentes de los distintos yacimientos asturianos se conservan y exponen en el Museo Arqueológico de Asturias.


Si quieres saber más pulsa aquí o sobre la imagen.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar tus dudas, comentarios, sugerencias...
Por favor, utiliza un lenguaje apropiado, y no escribas en mayúsculas. Si no cumples esta norma, tu comentario será retirado.